Quizás por atavismo e inercia nos dejamos llevar y dimos por sentado que el punto llamado “puerta de la vida,” siempre debería ser estimulado hacia el Yang.
Pero la práctica cotidiana nos obligó a reescribir nuestros postulados.

Mingmen - Puerta de la vida (4 DM). Punto de acupuntura del Vaso Gobernador (Du mai). Está situado bajo la apófisis espinosa de la segunda vértebra lumbar.
• El Fuego del Ming Men nutre y circula a través del San Jiao.
• Es la fuente y la raíz del Xin Bao
• El Fuego del Ming Men nutre y sostiene al Fuego Imperial.

La primera mención de la “puerta de la vida” es en el “clásico de las dificultades” en los capítulos 36 y 39

Se le considera el lugar para tonificar la raíz yang del riñón y se ha deducido que a todo el mundo le haría falta tonificarlo en Yang, por ejemplo moxándolo. En Restauración Bioenergética le hemos estado aplicando un RB de frecuencia Yang, que por abreviar nuestro protocolo y haciéndonos caso de la tradición, no testábamos como hubiera sido deseable, habíamos alcanzado un acuerdo tácito por el cual se daba por aceptado que siempre le haría falta la estimulación Yang, cayendo en el error.

Después de varios casos en que manifiestamente se mostraba como desaconsejada esta práctica nos decidimos a testar el punto, en el momento que comenzamos a hacerlo, vimos que no en todos los casos esta norma se cumplía y había situaciones en que la aplicación de Yang en él era perjudicial, causaba malestar, expresado en sensaciones de calor, agitación, insomnio etc…

Para la utilización de este punto, es necesario estar ante una insuficiencia de Yang de riñón, con presencia de frío interno. Pero puede coexistir la debilidad de Yang de riñón, con calor interno en otra región, en este caso su aplicación no estaría indicada pues agravaría ese calor. Naturalmente testándolo encontraremos la indicación o no de usarlo.Es necesario testar en cada individuo y en cada caso, si precisa o no estimular el 4DM y con que frecuencia la Yang o la Yin.

Además no debemos ver a este punto de una forma aislada sino complementándose con otros, que bien pudieran ser:
• 6 RM (Mar de la energía) 1,5 pulgadas debajo del ombligo, es el regulador de Qi y de Yang.

• 17 RM (centro del torax) situado en el cuarto espacio intercostal, sobre el cuerpo del esternón. Es punto Mu del Maestro Corazón, del Triple Recalentador, y pertenece al Mar del Qi, por lo tanto lo regula, dispersando el estancamiento y/o plenitud de Qi en el pecho.

Hablando en términos de Kinesiología, os propongo que prioricéis entre estos tres puntos y veamos en un tiempo los resultados, para lo que os invito a dejar los comentarios al respecto en este blog.

En la M.T.Ch. existen algunos conceptos oscuros o incompletos. Los vestigios más rudimentarios de la misma son unas agujas de piedra que datan de finales del Neolítico (3500 ac). Antiguamente la transmisión de esta medicina era oral. Los primeros textos escritos (Nei King: 4000 ac, Nan Jing: 1500 dc) son sucintos y crípticos, lo cual probablemente respondía a la filosofía de exigir cierto nivel de paciencia y perseverancia al discípulo antes de otorgarle conocimiento. Aquí está la raíz del problema, lo primero la transmisión oral y lo segundo lo críptico de sus textos cuando ya los hubo.

Muchos de mis colegas siguen pensando que en Acupuntura ya está todo dicho y escrito, que está totalmente resuelta en todas y cada una de sus parcelas y que no queda nada a innovar, evolucionar en definitiva mejorar. De aquellas agujas de piedra del Neolitico a la aplicación indolora del RB hay mucho camino, y no solo en el método, sino en la esencia, porque ahora podemos estimular de una manera rotunda, los puntos en dos sentidos totalmente opuestos, hacía el Yin o hacía el Yang, simplemente por el diferente tipo de material que apliquemos. Ya no es aquello de los giros dextrógiros o levógiros de la aguja, que bien es verdad, últimamente se quedó solo en giros a ambos lados buscando el Qi. Pero cuando necesitas saber exactamente que frecuencia aplicar y dispones de una herramienta tan fuerte como la Kinesiologia, para averiguarlo, te das cuenta, de una forma irrefutable, que no siempre el ser humano tiene que ser moxado en su “puerta de la vida”

En mi experiencia personal, cuanto más específico es un tratamiento, más eficaz resulta. Por eso, el modo en que habitualmente se utiliza el método científico para evaluar la eficacia de la Acupuntura la desvirtúa, ya que emplea un protocolo idéntico para tratar distintos individuos, pero cada uno es diferente a los demás y precisa ser tratado así.

Pretender reducir a una explicación estrictamente somática los fundamentos de una terapéutica tan sofisticada, producto de una cultura muy distinta a la nuestra, es un error. A medida que profundizo en sus crípticos textos y la someto a prueba, la medicina china me sorprende con una concepción global del ser humano:
“el hombre responde al cielo y a la tierra”.

Fernando Gómez Hernández